¿Muerte Espiritual? Una Concisa Explicación de la Muerte en Génesis 2.17 y Romanos 6.23

muerte-espiritual

En Gen. 2.17, la advertencia de Dios de "ciertamente morirás" se refiere a la penalidad o consecuencia del pecado de Adán y Eva, si desobedecían el mandamiento de Dios. Se les había dado el privilegio continuo de "vivir para siempre" accesando al árbol de la vida (Gen. 3.22 cf. 16), pero este acceso se perdería y sus vidas serían acortadas por la muerte -muerte como normalmente y universalmente se entiende; a veces llamado "muerte física". 1

La objeción principal a este punto de vista es que Adán y Eva no murieron en "el día" que comieron (Gen. 2.17)​, si de hecho muerte ordinaria era lo que se tenía en mente. Pero esto es malentender el modismo hebreo, como Walter Kaiser et al. explican:

Es tan ingenuo el insistir que la frase "en el día" signifique que en ese mismo día la muerte ocurrirá. Un poco de conocimiento sobre el modismo hebreo aliviará la tensión aquí también. Por ejemplo, en 1 Kings 2.37 el rey Salomón advirtió al sedicioso Simeí, "el día que salieres y pasares al torrente de Cedrón [que esta inmediatamente a las afueras de las murallas de la ciudad, en el lado Este de la ciudad], sin duda moriras". Ni en 1 Reyes ni el texto de Génesis implican ​inmediatez de acción ​en ese mismo día; en vez ello apunta a la ​certeza de la consecuencia predicha​ que será puesta en movimiento por el acto iniciado en ese día. Palabras alternas incluyen "al tiempo cuando", "en ese momento", "ahora cuando" y "el día" [cuándo] (ver Gen. 5.1; Ex. 6.28; 10.28; 32.34)


En otras palabras, "ciertamente morirás" se hace verdadero instantaneamente, como un tipo de sentencia de muerte o maldición. Pero el momento del evento de muerte no es especificado en la advertencia. Esto es claro en la traducción aramea de Génesis 2.17 encontrado en el Targum Jonathan, lo cual basta mostrar que en el tiempo de Jesús esto era visto como muerte ordinaria. Se lee, "en el día que de el comieres serás culpable de muerte". 3

Por tanto, el versículo no se refiere a la llamada "muerte espiritual", una idea popularizada relativamente tarde en la historia de la iglesia. Frecuentemente se interpreta Gen. 3.7 bajo el asumido que lo que sea que sucedió inmediatamente es ese día debe indicar muerte. El versículo dice que "los ojos de ambos fueron abiertos, y conocieron que estaban desnudos," asi que claramente, algo sucedió, pero lo que representa es la adquisición de conocimiento del árbol de la Ciencia del Bien y del Mal (cf. Gen. 3.11, 22). De acuerdo a la narrativa, ellos fueron creados desnudos, pero no fue hasta que sus ojos fueron abiertos [figurativamente hablando] que ellos entendieron su desnudez a un nivel diferente, y se avergonzaron. La explicación, como pronto Dios declara, fue que ellos se "hicieron como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal" (Gen. 3.22). Por tanto, ellos fueron prevenidos de vivir para siempre, siguiendo una serie de penalidades ultimadamente consignando al primer hombre al suelo de donde fue tomado (Gen. 3.14-23).

Hacer estas observaciones no es negar que cualquier caída inmediata "espiritual" haya ocurrido, donde estar en un estado de pecado puede ser parecido a estar muerto (Eph. 2.1). Sin embargo, Gen. 2.17 advierte sobre las últimas consecuencias o pena judicial por el pecado (cf. "la paga del pecado es la muerte," Rom. 6.23). Esto no debería ser confundido con el estado pecaminoso.

La postura de que Gen. 2.17 habla de muerte ordinaria no es único en el condicionalismo. Era común en los primeros escritos de los primeros Padres de la iglesia, y es sostenido por muchos teólogos y comentaristas hoy, quienes rutinariamente discuten la mortalidad introducida por Adán y Eva. Es penetrante en Creacionistas de Tierra Joven (CTJ), que insisten que no había muerte antes de Adán y Eva. Pero nosotros debemos insistir en ello como característica de la narrativa sin necesariamente sostener CTJ, tratando el texto primero y ante todo como una pieza antigua literatura (inspirada). Solo una vez se analice gramaticalmente en sus propios términos, deberíamos de considerar como armonizarlo con perspectivas científicas (o si es siquiera deseable).

Que Gen. 2.17 hable de muerte ordinaria está también claro en el Nuevo Testamento. 1 Cor. 15.21 explica la relación entre muerte y resurrección: "por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos." En contexto, Pablo presenta la resurrección como la solución a aquellos "en Cristo" (v. 22 cf. "los muertos en Cristo," 1 Thes. 4.16), para superar el problema introducido por Adán. La resurrección deshace la muerte, y aquel victorioso lo anula para siempre (Rev. 1.18).

En Rom. 5.12-14 Pablo se refiere al mismo problema, diciendo "la muerte pasó a todos los hombres por cuanto todos pecaron... [aún] antes de la ley... la muerte reinó desde Adán hasta Moisés... [Adán] era figura del que había de venir". Aquí Pablo esta razonando que la pena de muerte para pecados serios en la ley de Moisés no podía explicar por qué todos de antemano aún así tenían que morir, asi que debe haber algun tipo de responsabilidad a una ley más universal. El va y lo nombra "la ley del pecado y la muerte" (Rom. 8.2), y explica que "el fin de estas cosas [pecaminosas] es la muerte" (Rom. 6.21). Este es el contexto para entender la famosa declaración: "la paga del pecado es la muerte" (Rom. 6.23). Santiago poéticamente hace eco de la misma progresión de dos pasos, explicando que "cuando el pecado ha sido consumado da a luz la muerte" (Jas. 1.15).

El mensaje del evangelio de la vida, muerte y resurrección de Cristo elucida las descripciones bíblicas de las "malas noticias" del predicamento humano. Debemos poder ver una correspondencia directa de problema y solución. Ya sea que preservemos la integridad de esta estructura cruciforme en nuestra teología pueda servir como prueba de fuego.

Para Pablo, la vida sin pecado de Cristo y consecuente victoria sobre la muerte es la solución: "si hemos sido unidos a él en una muerte como la suya, nosotros seguramente estaremos unidos a él en una resurrección como la de él... Cristo, habiendo sido levantado de los muertos, nunca morirá otra vez; la muerte ya no tiene potestad sobre él" (Rom. 6.5, 9). Mientras estemos unidos a Cristo por bautismo, lo cual es simbólico y "espiritual", nuestra futura resurrección, como la de Cristo, sera espectacular y física.

2 Tim. 1.10 dice que Jesus "abolió la muerte... por el evangelio". Conociendo cómo él hizo esto, de acuerdo al evangelio, nos ayuda a ver claramente que "muerte" se tiene en mente aquí (ya sea muerte como ordinariamente se entiende o si no un tipo de muerte espiritual). Heb. 2 explica: Jesús tomó forma humana de "carne y sangre" para que él pudiera "probar la muerte por todos," para que a través de la muerte él pudiera destruir a aquel que tiene el poder de la muerte, este es, el diablo, y libere a todos aquellos que por miedo a la muerte estaban sujetos a una vida de esclavitud" (Heb. 2.9, 14-15).

A pesar d eque Cristo ya ha conquistado el pecado y nos ha reconciliado a sí mismo, el proceso de salvación culmina en la "redención de nuestros cuerpos" (Rom. 8.23). "El último enemigo ha ser destruido es la muerte" (1 Cor. 15.26), lo cual va a ocurrir con la resurreccion de los creyentes, "cuando la muerte sea sorbida en victoria" (1 Cor. 15.54).

Críticos del condicionalismo a veces urgen que "la definición bíblica de la muerte" es una espiritual. Pero cuando nosotros estamos simplemente interesados en la muerte que Adán introdujo al mundo, y que Jesús lo superó por nosotros al morir sin pecado y después levantarse de entre los muertos, ese reclamo es dificil de reconciliar con la descripción bíblica.

 1. Yo no recomiendo usar el término "muerte física" (o "muerte biológica") a menos que sea necesario. De necesitar más claridad sugiero "muerte ordinaria". El término "muerte física" implica una dicotomía que no ayuda entre muerte física y espiritual, prejuicia un interés en mecanismos que puedan atender la muerte en términos de cosas como cuerpos y almas. Pero la manera más obvia de definir muerte es a través de su operación en la vida, lo cual es, simplemente traer la vida a su fin. La muerte en cualquier momento hace esto, así que no debemos ser conscientes de no pensar en la "segunda muerte" como categoricamente diferente a la primera muerte (terminología que la Biblia nunca usa). Puede ser completo y permanente (Mat. 10.28), a diferencia de la muerte ordinaria donde la resurrección prosigue, pero sigue siendo un fin a la vida. Rom. 6.23 simplemente dice "muerte" con buena razón. La universal paga del pecado no es la primera muerte, la segunda muerte, muerte fisica o espiritual. Es solo muerte. La finalización de la vida.

2. Walter C. Kaiser, Jr., Peter H. Davids, F. F. Bruce, y Manfred T. Baruch, "Hard Sayings of the Bible" (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1996), p. 92, énfasis en el original.

3. Ver J. W. Etheridge, "The Targums of Onkelos and Jonathan Ben Uzziel on the Pentateuch," 1862, 1865.


Por Peter Grice

Traducido por Miguel R.

Enlace Original

Rate this blog entry:
Argumento de la Lógica
¿Cómo Van Tus Lecturas del 2018?
 

Comments

No comments made yet. Be the first to submit a comment
Already Registered? Login Here
Guest
Sunday, 25 February 2018
If you'd like to register, please fill in the username, password and name fields.

Videos

  • WLC Sobre La Crítica De Nietzsche A La Ética Cristiana
  • ¿Maldad, Dolor y Sufrimiento = NO HAY DIOS? Parte 1 I El Mal Moral
  • El Mal No Refuta A Dios
  • La Importancia De La Apologética
  • El Problema De La Oración No Contestada
  • La Importancia De La Evidencia Circunstancial
  • La Causa No Causada
  • Si Dios Decidiera Que Matar Es Bueno, ¿Serías Un Asesino?
  • ¿Qué Si No Hay Infierno?
  • ¿Es Dios Inmoral por Mandar a Matar a los Cananeos?
  • ¿Qué Significa Un Ser Máximamente Grandioso En El Argumento Ontológico?
  • ¿Es Mala la Homosexualidad?
  • Testimonio Elaborado (Parte 2)
  • ¿Es El ADN Evidencia De Un Ancestro Común?
  • Omnipresencia: Aplicación Práctica/La Inmutabilidad de Dios
  • Testimonio Elaborado (Parte 1)
  • El Debate Sobre La Metodología Apologética (1/2)
  • ¿Cuál Es El Propósito De Tu Vida?