Misión y Credo

Misión General

La misión general de Fundamento Firme es expandir el Evangelio de Jesucristo y fortalecer Su iglesia demostrando que la cosmovisión cristiana tiene mayor poder explicativo sobre la realidad del universo de forma multidisciplinaria. De seta forma, validando la veracidad de la Biblia como revelación especial de Dios y la existencia de un Dios Creador revelado genéricamente por medio de lo creado.

Credo

Escritura: La Biblia (los 66 libros del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento) es la Palabra de Dios, escrita. Como revelación "inspirada por Dios", es por lo tanto verbalmente inspirada y completamente sin error (histórica, científica, moral y espiritualmente) en sus escritos originales. Mientras que Dios Espíritu Santo sobrenaturalmente supervisó la escritura de la Biblia, no obstante la escritura refleja las palabras y estilos literarios de los autores humanos individuales. Las Escrituras revelan el ser, la naturaleza y carácter de Dios, la naturaleza de la creación de Dios, y sobre todo Su voluntad  para la salvación de los seres humanos por medio de Jesucristo. Por tanto, la Biblia es nuestra autoridad suprema y final en todas las cuestiones que aborda.

Creación: Creemos que el universo físico, el reino de la naturaleza, es la creación visible de Dios. Declara la existencia de Dios y da una revelación confiable del carácter y el propósito de Dios. En la Escritura, Dios declara que a través de su creación toda la humanidad reconoce su existencia, poder, gloria y sabiduría. Un estudio honesto de la naturaleza - sus aspectos físicos, biológicos y sociales - pueden resultar útiles en la búsqueda de una persona por la verdad. Bien entendida, la Palabra de Dios (Biblia) y el mundo de Dios (la naturaleza), como dos revelaciones (una verbal, una física) de un mismo Dios, nunca se contradicen entre sí.

Dios: Creemos en un Dios infinitamente perfecto, eterno y personal, el Creador trascendente y Sustentador soberano del universo. Este Dios es uno y trino, que existe eternamente y simultáneamente como tres personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Las tres personas de la Deidad comparten por igual y completamente la naturaleza divina, y por tanto son el mismo Dios, co-iguales en poder, la naturaleza, y la gloria.

Persona de Cristo: Creemos que Jesucristo es verdadero Dios (la segunda persona de la Trinidad) y verdadero hombre (el Hijo de Dios encarnado). También creemos en los grandes acontecimientos relacionados con la vida y el ministerio de Jesucristo, a saber: su preexistencia eterna, su nacimiento virginal, los milagros atestiguados, su vida sin pecado, su muerte sacrificial en la cruz, Su gloriosa resurrección corporal de entre los muertos, su ascensión al cielo, y su trabajo actual en el cielo como Sumo Sacerdote y Abogado. Él regresará en gloria para resucitar y juzgar a toda la humanidad.

Persona del Espíritu Santo: Creemos que el Espíritu Santo, la tercera Persona de la Trinidad, es de hecho una persona divina, co-igual con el Padre y el Hijo. También creemos en el ministerio del Espíritu Santo en la salvación, un ministerio que incluye la unción y glorificar a Cristo, condenando a los hombres de su pecado, provocando la regeneración de los pecadores perdidos, y mora en los creyentes y dándoles el poder para una vida santa y un servicio espiritual.

Humanidad: Creemos que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza (con capacidades racionales, morales, relacional y espiritual) a la comunión con Él y le da gloria. Los seres humanos son por lo tanto, la corona de la creación de Dios (que poseen la dignidad y valor moral inherente), y por lo tanto distinta en especie de cualquier otra vida en la tierra. Adán y Eva, los primeros seres humanos, optaron por rebelarse contra Dios y seguir su propio camino autónomo. Como resultado, toda la humanidad se separa de Dios, la imagen de Dios en el hombre se distorsiona y la naturaleza pecaminosa pasó a toda su descendencia. A causa del pecado original (que incluye tanto la corrupción y la culpa), los seres humanos no regenerados son incapaces de agradar o encomendarse a Dios. El único remedio para la situación miserable de la humanidad es la redención por la fe en Jesucristo.

Matrimonio y Familia: Creemos que el matrimonio tiene un fijo propósito natural creado por Dios para un mayor bienestar de la sociedad y que este no es una construcción social, sino que la civilización siempre caracteriza las familias como una unión de un hombre y una mujer. Los niños tienen el derecho de conocer y ser cuidados por sus padres biológicos siempre y cuando sea posible. La forma ideal de una familia para la crianza del niño es un hogar de bajo conflicto de dos padres biológicos.[1]

Redención: Creemos que Dios ha actuado soberanamente para cerrar la brecha que separa a las personas de Él mismo. Él envió a su Hijo, nacido de una virgen, atestiguado por milagros y por una vida sin pecado, para llevar el castigo por el pecado de la humanidad. Jesucristo sufrió y murió en el lugar de los pecadores, satisfaciendo así la justa ira del Padre contra el pecado humano, y efectuando una verdadera reconciliación entre Dios y la humanidad de los que creen. En la muerte expiatoria de Cristo, el amor de Dios y la justicia de Dios son plenamente manifestados. La justicia de Jesucristo en el cumplimiento perfectamente de la ley de Dios ha sido gentilmente acreditado a todos los creyentes. La redención es únicamente una obra de la gracia de Dios, recibido exclusivamente a través de la fe en Jesucristo, y no por las obras de mérito humano.

Justificación: Creemos que la justificación es un acto judicial de la gracia de Dios que Él absuelve a una persona de todo pecado y acepta a esa persona como justa delante de sus ojos a causa de la justicia imputada de Cristo. La justificación es estrictamente una obra de la gracia de Dios, aprehendida por la fe sola, y únicamente en la causa de Cristo.

Resurrección: Creemos que Jesucristo resucitó corporalmente de entre los muertos, conquistando el pecado, la muerte y todos los poderes de Satanás. La resurrección es la afirmación y reivindicación de la identidad única de Jesucristo, misión y mensaje. La evidencia histórica de la resurrección se manifiesta en la tumba vacía de Cristo, sus muchas apariciones de la resurrección, y en el surgimiento de la iglesia cristiana. Jesucristo ahora reside a la diestra del Padre, y vive para residir en todos los que reconocen su pecaminosidad, que se arrepientan y que se vuelven sus vidas a Su autoridad.

Iglesia: Creemos que la iglesia es el cuerpo espiritual de Jesucristo (su Fundador, Jefe y Pastor) y que abarca todos los verdaderos creyentes en todo tiempo y lugar. La función de la iglesia es llevar a cabo la voluntad manifestada por el Señor por medio del poder del Espíritu Santo. Uno de los propósitos centrales de la iglesia es predicar el Evangelio (en palabra y en la vida), las buenas noticias de que la humanidad puede encontrar la salvación del pecado mediante la fe en Jesucristo. Todas las personas que han puesto su fe (segura confianza) en Jesucristo para la salvación pertenecen a la iglesia y son, por tanto, el pueblo de Dios. Esta comunidad de creyentes está compuesto por personas que no son ni perfectas ni sin pecado, sino que por la gracia sus vidas están llegando cada vez más bajo el control del Espíritu Santo, expresando su amor, gozo, paz, y otras cualidades semejantes a Cristo.

Cosas Futuras: Creemos que el Señor Jesucristo regresará a la tierrapersonalmente, corporal y visible para establecer su glorioso reino en un reino que no tendrá fin. Como el Señor soberano, Él resucitará y juzgará a toda la humanidad. Los que han recibido Su ofrecimiento de vida a través del Evangelio se destinarán a las bendiciones eternas en el cielo, y los que lo han rechazado, a morir una segunda vez en el lago de fuego**. Esperamos la bendita esperanza, la segunda venida de Cristo en gloria.

La Gran Comisión: Creemos que Jesucristo es el único camino de salvación. Y puesto que Cristo ha encomendado a su pueblo, la iglesia, para ir por todo el mundo para discipular, bautizar y enseñar a todos en todas partes a obedecer su Palabra, deseamos, por Su gracia, a hacer nuestra parte para alcanzar el mundo con el Evangelio de Cristo.


[1] El derecho de los niños de ser conocidos y cuidado por sus padres biológicos está escrito en la UNCRC Artículo 7 de la UNICEF. Child Trends, un grupo de investigación no partidista, documentó y reportó que el ideal de una familia para la crianza de un niño es un hogar de bajo conflicto de dos padres biológicos.

 


Credo adoptado y adaptado de Reasons to Believe
* "Matrimonio y Familia" no es parte de su Credo.
* Originalmente dice "a tormento consciente eterno en el infierno" lo cual excluye el condicionalismo. La sustitutiva "a morir una segunda vez en el lago de fuego" permite tanto al tradicionalimo como al condicionalismo.